viernes, 18 de junio de 2010

La relatividad del tiempo y el tiempo segun Dios

pagina de origen

Varios pasajes de las Escrituras indican que la forma en que percibimos el tiempo en la tierra tal vez no sea la forma en que el tiempo en realidad es en el universo. En Alma 40:8,
se nos dice que sólo para los hombres está medido el tiempo y que para Dios todo el tiempo es como un día. En otros pasajes de las Escrituras, se nos dice que todas las cosas están presentes ante los ojos del Señor (véase D. y C. 38:2; Moisés 1:6). Los versículos 4 a 7 de la sección 130 indican un concepto semejante, a saber, que lo pasado, lo presente y lo futuro están continuamente delante del Señor y que el tiempo es relativo al planeta en el cual se vive.

Solamente en el siglo veinte se ha comenzado, en el campo de la física, a hablar del tiempo y del espacio en una forma que concuerda con esas declaraciones reveladoras. A comienzos del presente siglo, Albert Einstein planteó lo que se conoce como la
teoría de la relatividad. Einstein expuso que lo que los hombres habían supuesto como verdades absolutas en el mundo material —espacio, gravedad, velocidad, movimiento, tiempo— no lo eran en absoluto, sino que todas estaban relacionadas entre sí. De ahí que la teoría se haya llamado de la relatividad. En la actualidad, los físicos convienen en que el cuadro de referencia de una persona con relación al tiempo variará según su posición relativa en el espacio.

Einstein también mostró que si un cuerpo se mueve a alta velocidad (aproximándose a la velocidad de la luz, que es de 300.000 kilómetros por segundo), el tiempo de ese cuerpo disminuye en relación al tiempo de un cuerpo que está en la tierra; y que, para el cuerpo en movimiento, el espacio se contrae. En otras palabras, el tiempo y el espacio no son dos cosas separadas, sino que están correlacionadas. Los físicos llaman a este fenómeno el continuum espacio-tiempo [Continuum espacio-tiempo: (Física) Conjunto de elementos tales que se puede pasar de manera continua de uno a otro; continuum espacio-tiempo: En las teorías relativistas, espacio de cuatro dimensiones, de las cuales la cuarta es el tiempo]. Si un cosmonauta fuera a viajar por el espacio a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, aunque a él todo le parecería perfectamente normal, a otro que estuviera en la tierra le parecería como que el reloj de aquél estuviera marchando más lentamente,como si el corazón de aquél le estuviera latiendo más lentamente, como si el metabolismo del cosmonauta se le hubiera vuelto más lento, etc. En realidad, el viajero espacial envejecería más lentamente que la persona que se quedara en la tierra. Aunque la mente finita tiende a rechazar tales conceptos, la teoría de Einstein indica que los hombres son víctimas de sus propias percepciones limitadas. La realidad del hombre es el producto de su posición relativa en el continuum espacio-tiempo.




De acuerdo con esta teoría, si un ser alcanzara la velocidad de la luz, para ese ser todo el espacio se contraería al punto de que éste estaría “aquí” para él, y todo el tiempo disminuiría su marcha hasta que para él llegara a ser el “presente”. En las descripciones de Dios, se emplean términos relacionados con la luz para describir su naturaleza. El es un ser de luz y gloria. La teoría de la relatividad indica que, para un ser de luz, ¡todo el espacio y todo el tiempo serían el presente! Por increíble que ese concepto parezca, los experimentos cada vez más complejos que se están realizando siguen respaldando la descripción teórica de Einstein de las realidades del universo.

Lael Woodbury, decano del Colegio Universitario de Bellas Artes y Comunicaciones de la Universidad Brigham Young, en un discurso patrocinado por el Sistema Educativo de la Iglesia, habló de la percepción del tiempo que tiene el hombre y de la percepción del tiempo que tiene Dios, y dijo:

“La evidencia indica que Dios... percibe el tiempo como nosotros percibimos el espacio. De ahí que
‘...todas las cosas están delante de él, y todas las cosas están alrededor de él; y él está sobre todas las cosas,y en todas las cosas, y por en medio de todas las cosas, y circunda todas las cosas...’ [D. y C. 88:41]. El tiempo,como el espacio, está ‘continuamente delante del Señor...’

Ahora percibimos la música en el tiempo como el hombre ciego percibe la forma en el espacio: en secuencia. El explora con sus dedos, apreciando la forma, la textura, los contornos, el ritmo. Conserva cada percepción en su mente, una a una, añadiendo esmeradamente una a otra, hasta que sintetiza su concepto de lo que ese objeto debe parecer en el espacio. Ustedes y yo no hacemos eso. Percibimos un objeto sin tardanza alguna. Sencillamente lo miramos y, hasta cierto grado, lo ‘conocemos’. No lo vamos percibiendo poco a poco, en secuencia, añadiendo un detalle al otro, sino que percibimos lo que es y podemos distinguirlo de cualquier otro objeto.

“Sugiero que Dios percibe el tiempo en forma tan instantánea como nosotros percibimos el espacio. Para nosotros, el tiempo resulta difícil. Al carecer de medios más elevados, somos tan ciegos respecto al tiempo como lo es el no vidente con relación al espacio. Percibimos el tiempo de la misma manera en que percibimos la música: en secuencia. Exploramos el ritmo, el tono o altura, la amplitud, la gama, la estructura, el tema, las armonías, los paralelos, los contrastes. Y, partiendo de nuestras percepciones, sintetizamos nuestro concepto del objeto o suceso —la obra musical— que existía en su totalidad antes de comenzar nosotros a examinarla.

“Igualmente completa ahora está nuestra vida ante el Señor. Nosotros la examinamos (la vida) en secuencia u orden sucesivo porque somos ciegos al tiempo. Pero el Señor, que percibe el tiempo como el espacio, nos ve tal como somos, no como vamos llegando a ser. Para El, somos seres sin tiempo. Estamos continuamente delante de El: con la totalidad de nuestra psiquis, personalidad, cuerpo, decisiones y conducta.” (Continually before the Lord, Commissioner’s Lecture Series [Provo: Brigham Young University Press, 1974],págs. 5-6.)

La teoría de Einstein es sólo una teoría, aunque está siendo constantemente respaldada como representación válida de la realidad. La forma en que Dios obra a través de la inmensidad del espacio y de la eternidad del tiempo no se ha revelado en detalle, pero la información que se ha dado al hombre concuerda con lo que los físicos están descubriendo con respecto a la correlación que existe entre el espacio y el tiempo. Aunque no se puede proponer terminantemente en qué forma obra Dios, los físicos modernos indican que dado que El es en realidad un ser de luz, entonces lo pasado, lo presente y lo futuro están continuamente delante de El.


Tomado del Manual de Doctrina y Convenios de Instituto



7 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo, como Dios se gobierna por espacio todas las cosas estan delante de el.

    resplandor de kolob.

    ResponderEliminar
  2. Percibimos la obra musical en sucecion,pero seríamos incapaces de entenderla en forma instantanea. Esa es la limitacion del hombre,Dios entendería la musica apenas se ponga la primera nota en el pentagrama.Quizas antes que el autor la escriba.

    ResponderEliminar
  3. estoy totalmente de acuerdo aunque creo mas en la teoria cientifica no ha llenado completamente mi interrogante pero tmbn hay q revisar otras teorias para sacar diferentes hipotesis y asi llegar a una conclucion contundente

    ResponderEliminar
  4. no hay nada que discutir vivimos no x una teoria, sino x la palabra de Dios, x lo tanto nosotros no debemos disponesr del tiempo de DIOS XQ CUANDO LO HACEMOS DE ESTA MANERA nada nos saldra bien, aprobechemos el tiempo que Dios nos brinda hoy xq el presente que vivimos no volvera otra vez. El tiempo que perdemos no lo volverenos a recuperar jamas, es como las aguas de los rios que una vez que pasa, no vuelve de regreso......!!!

    ResponderEliminar
  5. hace tiempo descubrí que DIOS existe, no por pura fe como dicen los libros sagrados, sino por el análisis de la relatividad, la mecánica cuantifica y las cuerdas, con esto descubrí que Dios es totalmente diferente al que nos han metido en la cabeza desde el hace siglos. nada que ver con la biblia, koran vedas etc. si todos emergemos de esta oscuridad teo sofica será el verdadero camino a la felicidad de lahumanidad

    ResponderEliminar
  6. la configuracion de el cerebro de la mayoría no está configurado para entender, e interpretar esos espacios divinos de lamente, es como enseñarle el tensor de richi a un perro

    ResponderEliminar