miércoles, 17 de marzo de 2010

El Milagro de las Gaviotas


El Monumento a las Gaviotas, que se halla en la Manzana del Templo, en Salt Lake City, fue diseñado y elaborado por Mahonri M. Young, nieto de Brigham Young. El presidente Joseph F. Smith dedicó el monumento el 1º de octubre de 1913. La gaviota es en la actualidad el pájaro oficial del estado de Utah.

El lirio silvestre (sego) que alimentó a los
pioneros es la flor oficial del estado de Utah.

Por esas condiciones tan difíciles, era natural que los pioneros esperaran con expectativa la época de recoger las cosechas; pero las heladas tardías de la primavera dañaron gran parte del trigo y de las hortalizas; después, una sequía que hubo durante los meses de mayo y junio [principios de verano] estropeó más las cosechas. Y el golpe final fue cuando enormes nubes de grillos bajaron de las colinas y empezaron a devorar lo que quedaba. Hombres, mujeres y niños salieron para combatir la plaga, armados de varas, palas y escobas; trataron de ahuyentarlos con el fuego y hasta hicieron fosos para ahogarlos, pero todo fue inútil y parecía imposible detener la destrucción. Durante casi dos semanas estuvieron luchando y orando para suplicar ayuda. El fracaso de la cosecha significaba un desastre para la colonia que ya se había establecido y la inanición para


Por fin, un domingo en que Charles C. Rich estaba predicando, comenzaron a llegar bandadas de gaviotas procedentes del Gran Lago Salado y a devorar a los insectos. “Se comían los grillos y después los vomitaban e iban y se llenaban otra vez, y volvían a vomitarlos”, escribió Priddy Meeks. Las gaviotas continuaron atacando a los grillos durante más de dos semanas, hasta eliminarlos casi a todos. El hermano Meeks comentó: “Ese hecho nos hizo cambiar de ánimo considerable y positivamente9. Se salvó gran parte de la cosecha. Actualmente, la gaviota es el pájaro del estado de Utah y en la Manzana del Templo se levanta un monumento a las gaviotas.


Los santos cuidaron lo que restaba de las plantas durante todo el verano y el 10 de agosto realizaron una “fiesta de la cosecha”. Parley P. Pratt la describió así: “Grandes gavillas de trigo, centeno, cebada, avena y otros productos estaban sobre postes, en exhibición al público; y abundaban las oraciones y la gratitud, las felicitaciones, las canciones, los discursos, la música, la danza, las caras sonrientes y los corazones felices. En pocas palabras, fue un hermoso día para la gente de estos valles, para que guardaran largo tiempo en la memoria aquellos que sufrieron y esperaron ansiosamente los resultados del esfuerzo por levantar una cosecha en estos desiertos internos de Norteamérica y por lograr que estas desconocidas soledades florecieran como la rosa”10. ( pagina 378 Manual de Instituto - La historia de la Iglesia en la Dispensacion del Cumplimiento de los Tiempos )

3 comentarios:

  1. este es un hermoso testimonio, como presidenta de la primaria hace muchos años, tuve la oportunidad de representar una obra teatral con los niños de la organización este hecho. Con mucho amor y creatividad, trabajamos todos para hacer un buen trabajo, el vestuario, la ambientación, incluso, la siembra y crecimiento de las plantas, la llegada de los grillos y posteriormente de las gaviotas, algo sencillo como homenaje a un milagro maravilloso. Muchas bendiciones, saludos
    Luisa de Venezuela.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tu experiencias.

    atte
    el administrador

    ResponderEliminar
  3. Para ellos fueron las gaviotas los que salvaron sus cosechas más que las oraciones a Dios quebrantando el mandamiento de Dios de no hacer ninguna imagen de lo que está en el cielo o la tierra o debajo del mar estos le pusieron un monumento a las gaviotas por aver los ayudado con los grillos dándole más valor al hacha
    Que al que la maneja

    ResponderEliminar